domingo, 6 de septiembre de 2015

LOVE WILL TEAR US APART...

Y ahora que nos hemos enterado de la ruptura de una de las parejas rockeras de la esfera "fashionil" más emblemáticas, Kate Moss y Jamie Hince, era el momento de hacer un post que tenía en mente hacía tiempo. Porque cuántas parejas del rock y el mundo de la moda han surgido durante décadas, y es más, cuántas han durado en el tiempo... 
Y es que amiguitos no nos engañemos pero el mundo del rock no se ha caracterizado precisamente por ser "estable". Quiero pensar que lo viven tan "plenamente", que "se les rompe el amor de tanto usarlo", como cantaría nuestra reina del glam nacional Rocío Jurado.
Así que vamos a hacer un breve resumen de las rupturas más dramáticas del mundo del rock, ya que han sido tantas que me llevarían varios posts. 
Para comenzar no estaría mal repasar la lista de la primera protagonista de este post. Y es que Kate Moss digamos que no se va a ir de este mundo sin vivirlo "a su manera". Desde que se erigió como modelo de Calvin Klein en los 90, la chica se ha hecho con un buen currículum entre los que figuran desde actores hasta fotógrafos, pero principalmente "musiquitos" (y añadiría "malotes") que es lo que le gusta.

Una lista que incluye actores como Leonardo di Caprio, cuando los dos eran unos niños como podemos ver en la imagen, el fallecido River Phoenix, Johnny Depp con quien mantuvo una relación más que "tortuosa" (y sino que se lo cuenten a los botones de los hoteles donde destrozaban el mobiliario) o el protagonista "malvado" de la película Titanic, Billy Zane. 
Pero entonces después de la tempestad llegó algo de calma con Jefferson Hack, editor de la revista "Daze&Confused", con quien tuvo su única hija Lila Grace. Pero ni siquiera esto mantuvo unida a la pareja.
Así llegó otra vez la tormenta con Pete Doherty, líder de la banda The Libertines, con quien llevó una vida, digamos de "excesos", que le costaron la pérdida de contratos por las fotos publicadas esnifando cocaína. 
Finalmente rompieron y a su lista de músicos, añadió al líder del grupo The Kills, Jamie Hince, con quien se casó hace cuatro años y con quien parecía haber sentado cabeza...


Pero Kate, tranquila, porque no eres el único caso de relación fallida en tu "mundillo". Para que no te sientas sola vamos a repasar algunos casos, incluso más "raritos" y dramáticos que los tuyos.

Empezamos con la historia de tu gran amiga, Marianne Faithfull, que no tiene desperdicio. Mick Jagger la abandonó por su adicción a la heroína. Y que Mick Jagger te deje por ese motivo, ya suena más que dramático... Fue cuando Faithfull tocó fondo y cayó en picado. Pero tras varios episodios que mejor no relatar, resucitó de sus cenizas en 1987 con su álbum "Strange Weather", alejándose de las drogas hasta el día de hoy.


Y enlazando con Mick Jagger pasamos a David Bowie, que entre su gran listado de conquistas hay qye destacar a Angela Bowie, quien además de convertirse en su esposa fue decisiva en muchos de los looks "glam" que crearon la imagen de Ziggy Stardust. Incluso llegaron a parecerse tanto que era difícil distinguirlos.
Uno de los episodios más sonados en esta relación fue cuando Angela pillò a Jagger y Bowie en su cama. Por lo que parece Angela se lo tomó con bastante filosofía y no tuvo ningún reparo en ofrecerles café jejeje. Se divorciaron en 1980.


Otro triángulo amoroso muy sonado, y que dio lugar a la conocida canción "Layla", fue el protagonizado por George Harrison, Eric Clapton y Pattie Boyd. 
En 1966 Harrison se casó con la modelo. Durante una crisis matrimonial Patti pidió consejo al amigo de su marido y Eric Clapton le dio unos "cuantos"... Así iniciaron una relación secreta pero finalmente Pattie volvió con  su marido. Aunque ahí no termina la cosa, porque la vida da muchas vueltas y en 1977 George y Pattie se divorcian. En 1979, Pattie y Eric se casan pero diez años después en 1989, Clapton deja a su "Layla" tirada como una colilla. 
Además de con estos dos artistas, la modelo estuvo con otros músicos, entre ellos Jagger y Lennon.


Pero no sólo las mujeres sufren por amor... porque otra historia amorosa que ha dado lugar a canciones míticas ha sido la de Bob Dylan con su primera esposa Sara Dylan, madre de cuatro de sus hijos. Contrajeron matrimonio en 1965 y se divorciaron en 1977.
Dylan le dedicó varias canciones. Un ejemplo es "Sad eyed lady of the Lowlands", del clásico Blonde on blonde (1966), o cualquier tema de Blood on the tracks (1975). Pero quizás la alusión más directa es, por supuesto, "Sara", grabada para el disco Desire (1976) como una plegaria a su esposa mientras su relación se apagaba.


Y es que en la actualidad también encontramos extraños triángulos amorosos, como el que interpretaron la cantante de Elástica, Justine Frischmann, Damon Albarn de Blur y Brett Anderson cantante de Suede.
Justine Frischmann era una estudiante de arquitectura que conoce en el campus a Brett Anderson, estudiante de Bellas Artes. Ambos tienen veintiún años. Ella es muy pija, muy pija y tiene un marcadísimo acento" posh". Así deciden montar un grupo llamado Suede y los dos chicos se van a vivir juntos como pareja consolidada. 
En 1990 Suede toca como teloneros de Blur. Damon se queda prendadísimo de Justine, consigue su teléfono y empieza a llamar y enviarle notas como loco. Justine se lía con él y se lo cuenta a Brett. Durante una temporada no sabe por quién decidirse. 
En la primavera de 1991, Anderson deja el piso en el que vivía con Frischmann. La mitad de las canciones en el disco debut de Suede hablaban de aquella ruptura, especialmente "Animal Nitrate" que Brett escribió, según los rumores, cuando ella regresó a casa con marcas por toda la espalda después de dormir con Damon.  
Frischmann sigue en la banda por unos meses pero como en los ensayos no hace más que hablar de lo maravilloso que es su famosísimo novio, Brett acaba por pedirle que se largue.
En Mayo de 1991, Blur pegan el pelotazo con el single "There’s No Other Way”" que llega al número uno. La obsesión de Brett desde entonces es que su grupo se haga más famoso que Blur. Los dos entran en una espiral de rivalidad, que les sirve como fuente inspiracional. 
Entonces Frischmann decide montar su propia banda. La imagen andrógina de Justine y el hecho de que su culebrón con dos de los cantantes más guapos y deseados de la escena inglesa fuera notorio, convirtieron al grupo en famoso antes incluso del primer concierto. Hoy en día cada uno, tanto Frischmann como Albarn y Anderson, están  por su lado felizmente casados y con sus retoños.


Y en esta selección no podía faltar la tortuosa relación de dos grandes de la música, Nick Cave y Pj Harvey. 
Nunca confirmaron su relación, pero tampoco hubo la menor duda, sobre todo cuando Nick Cave acabó reconociendo que las canciones de las que más se arrepentía eran aquellas de "The Boatman's Call", en las que hablaba en primera persona. La destinataria, por supuesto era PJ Harvey. 
Se conocieron a través de Mick Harvey, el guitarrista de los Bad Seeds, quien había participado en el disco de PJ Harvey "To Bring You My Love". 
Después de reconocer que admiraba su trabajo, PJ Harvey cantó con Nick Cave en el disco de éste, "Murder Ballads". Su dueto "Henry Lee" era una de las pocas historias en las que el personaje de Nick Cave era asesinado por una mujer. El vídeo los mostraba abrazándose y besándose. 


Su tormentosa relación se podría resumir en el par de líneas de la canción  "People Ain't No Good" ("La gente no es buena"), una de las canciones de "The Boatman's Call", en la que entre otras lindezas se incluyen esta apoteósica frase: "Envía una docena de lirios para nuestro amor, envía un ataúd de madera para nuestro amor". 
Y es que el amor a veces duele... y sino que se lo digan a nuestra querida Chan Marshall, "Cat Power", que tras muchos años de relación consolidada con el actor Gionvanni Ribisi, se quedó compuesta y sin novio cuando su "queridísimo" le dió plantón por la modelo británica Agyness Deyn, unos añitos más joven que Chan. 

 
 
























El disgusto le costó el extremo cambio de look que experimentó para su último y grandísimo disco, "Sun". 



Al menos la pena dio fruto a esta maravilla de disco y además Chan, que siempre ha sido conocida por sus recaídas y vaivenes con las drogas y el alcohol, se encuentra mejor que nunca y embarazada de su primer hijo. Además para venganza "karmika", Giovanni Ribisi y la modelo se han divorciado tras dos años y medio. Lo siento Giovanni, y espero que tengas ardores todos los días... 
Aunque no seamos tan malas porque los momentos "Proyecto Hombre" de Cat Power también serían duros de llevar.

Y colorín, colorado... la sesión "Sálvame de Luxe Rock" ha finalizado...

!!Hasta pronto amiguitos!!